mikami comics blog, naruto, bleach, full metal alchemist, soul eater, nana, dragon ball, manga comics, cazafantasmas mikami, free comics, gs mikami, comics disney, pokemon comics, cartoon comics, comics final fantasy

¿Buscas algo? Escríbelo aquí.

Todas las novedades en tu correo.

L-S: 10:30-22:00       D: 18:00-22:00

954278417

ATENCIÓN DIRECTA:

5% de descuento PERMANENTE en todos nuestros mangas Paga a plazos tus compras sin intereses ;) Reserva nuestra sala de juegos! Juega gratis en Mikami Comics Traemos cartas Magic por encargo Traemos cartas Yu-Gi-Oh! por encargo Compramos tus cartas Magic :D Vendemos cartas sueltas de Magic en tienda y en MKM Mazos Magic Gratis en Mikami Comics

Los tres unificadores de Japón: Nobunaga Oda

Por Mikami Comics el 8 de enero de 2010 a las 07:45

Nobunaga Oda

Nobunaga Oda ha pasado a la historia de Japón por ser el primero en iniciar la conquista y unificación de Japón. Japón, desde siempre, ha sido un territorio muy dividido por los señores feudales, que, aunque ansiaban para sí más territorios, nadie se atrevió a comenzar una conquista de todo el territorio. Para realizar esta proeza hicieron falta tres hombres que fueron decisivos: Nobunaga Oda, Hideyoshi Toyotomi e Ieyasu Tokugawa.

Empezaremos por el principio: Nobunaga Oda nació en Nagoya, en la provincia de Owari, en 1534. Procedente de una familia noble, estudió con los mejores maestros para aprender toda la cultura de la época, aunque él estaba más interesado en las armas y el mundo militar, además de que su actitud arrogante desesperaba a los sufridos maestros. Su padre, Nobuhide Oda, estaba considerado como fiel al emperador de Japón, y su relación no era casual, ya que los terrenos de la familia Oda estaban relativamente cerca de Kyoto, la capital imperial. Nobuhide conquistó los territorios de Mikawa y Mino, aunque tuvo un gran reto: Suruga y su “daimyô“, Yoshimoto Imagawa, cuyos territorios nunca pudo conquistar a pesar de haber vencido en batalla. En 1551, Nobuhide murió, dejando el camino libre a un Nobunaga de 15 años para acceder al poder.

Sin embargo, sus excentricidades vistiendo, su forma de comportarse caótica e irreverente y su forma de ser hacía que todo el mundo le tomara a broma, mientras él practicaba la cetrería y con varias armas, como el arco, la espada y las armas de fuego. Todo cambió el día que Kiyohide Hirate, uno de sus vasallos, cometió seppuku por la vergüenza que sentía de la desidia de su señor, poco interesado en tomar las riendas del clan Oda. Este suicidio no sólo conmovió a Nobunaga, sino que le hizo comenzar una batalla contra sus familiares para llegar al poder, llegando a matar a sus hermanos Nobutomo y Nobuyuki en el camino. Al final, en 1560, con 26 años, Nobunaga Oda consiguió el control total del clan.

Nobunaga Oda

Los comienzos no son fáciles: perdió la relación con la provincia de Mino debido a su falta de actuación en la batalla de Nagaragawa en 1556, y el clan Matsudaira atacó los castillos de Oda en la provincia de Mikawa en 1558. Además volvió un antiguo enemigo del pasado, Yoshimoto Imagawa, que, mediante una compleja trama de matrimonios convenidos, formó alianzas con el clan Takeda y el clan Hôjô. En 1554 y 1558 el clan Oda, inmerso aun en luchas internas, repelió ataques del clan Imagawa mientras Yoshimoto empezó a juntar soldados allá donde pasaba; según cronistas de la época, Yoshimoto se congratulaba de poseer un ejército de más de 40.000 efectivos. Sin embargo, la suerte se pondría, no por última vez, del lado de Nobunaga: en el año 1560, el ejército de Imagawa, envalentonado con sus éxitos hasta el momento, se paró a descansar y celebrar sus victorias en un cañón boscoso llamado “Dengaku-hazama“. Aprovechando el momento de embriaguez y el factor sorpresa, Nobunaga, con apenas 3000 hombres, cayó encima del ejército de Imagawa, de más de 25.000 efectivos. Dado el estado de pánico, mientras caían soldados del ejército rival, algunos hombres de Nobunaga atacaron directamente a Yoshimoto Imagawa, que cayó decapitado. En apenas dos horas, Nobunaga Oda había borrado del mapa al gran enemigo de su padre y comenzó el sueño de la unificación japonesa. Un detalle que seguro desconocéis: dos hombres escaparon de la masacre y que luego desertaron de su facción fueron Motoyasu Matsudaira y Tadakatsu Honda. Motoyasu Matsudaira seguro que no os suena, pero tal vez lo recordéis por el nombre con el que pasó a la historia: Ieyasu Tokugawa.

Para afianzar su poder, Nobunaga comenzó a realizar tratados con todos los territorios que pudo: estableció alianzas con la facción Tokugawa, a quien le cedió la provincia de Mikawa y una de sus hijas para casarse con el hijo de Ieyasu; a Azai Nagamasa, de la provincia de Ômi, le cedió a su hermana Oichi, y a Shingen Takeda, del clan Takeda de Kai una hija adoptiva. Otro punto de inflexión en la ambición de Nobunaga fue la conquista del castillo de Inabayama en la provincia de Mino, que la recuperó para sí con la colaboración de Hideyoshi Toyotomi. Desde entonces, comenzó a usar un sello que se convertiría en una de las señas de Nobunaga Oda: el “tenka fubu“, “el reino regido por la fuerza militar“. El emperador, preocupado por el nuevo dicho de Oda, le envió una comitiva para recordarle la antigua fidelidad y lealtad de su padre con el poder imperial, esperando que el joven recapacitase. Craso error.

Desde entonces, su proceso de unificación de Japón por medio de la fuerza no tuvo freno: invadió los territorios de los Azai, que le habían traicionado en su asedio a los Asakura, y los exterminó a los dos clanes completamente; luchó contra los clanes Takeda y Uesugi, de Kai y Echizen respectivamente, que habían formado una coalición anti-Oda; venció a los monjes Ikkô-Ikki y a los ninjas de Iga, y conquistó numerosos territorios, entre otros Bizen, Suruga, Ômi, Iga, Koga… Llenando los campos de batalla de cadáveres, nada podía detener el avance de Nobunaga: el río Anegawa, el monte Hiei, Mitakagahara, Nagashino… Todos fueron testigos de la grandeza de Oda.

Tal era su grandeza militar que no pudo anticipar su final por venir desde dentro: durante un asedio a las tierras de los Môri, Hideyoshi Toyotomi necesitaba ayuda en el ataque, así que Nobunaga envió a uno de sus generales de confianza, Mitsuhide Akechi, para sumarse luego en el ataque. Sin embargo, Mitsuhide tenía otros planes: a mitad de camino, avanzó al templo de Honnôji, residencia de descanso de Nobunaga, donde estaba acompañado solamente por su guardia personal y unos criados. Mitsuhide prendió fuego al templo, aunque no llegó a capturar a Oda, ya que cometió seppuku y su cuerpo ardió hasta el último pelo. Un gran final para un gran hombre.

Nobunaga Oda

Nobunaga Oda fue llamado por muchos el “Dairokuten Maô“, el “Rey demonio del Sexto Cielo“, ya que debido a su crueldad en el campo de batalla era temido por sus enemigos, pero al mismo tiempo su “reinado” trajo muchos cambios positivos a Japón:

  • Eliminó peajes entre las fronteras de las regiones que dominaba y construyó caminos, lo que facilitó la vida a comerciantes especialmente, además de imponer el libre mercado.
  • Fue el primero en utilizar armas de fuego en Japón, estando especialmente interesado en los arcabuces portugueses. Su tropa de arcabuceros era una de las más temidas de todo Japón.
  • Apasionado por el cristianismo, dejó entrar por primera vez misioneros en Japón, lo que era un principio de apertura al mundo occidental. Destaca el papel del jesuita portugués Luis Frois, que hizo de cronista y amigo cercano de Nobunaga. Además, él es ed los primeros líderes japoneses que conocimos en occidente.

Nobunaga Oda, como gran personaje que fue en la era Sengoku, la época de guerras civiles, ha tenido varias representaciones en el anime y los videojuegos:

Sengoku Basara [anime, varias plataformas]: Recientemente os hemos hablado de esta saga de videojuegos y anime. En esta serie el papel de Nobunaga es el de un cruel y sanguinario guerrero que arrasa todo lo que está ante sus ojos. Se refleja la amenaza que Oda suponía para los clanes Takeda y Uesugi, la alianza anti-Oda, la traición de Azai Nagamasa, la quema de Honnôji con otro final…

Saga Onimusha [Playstation 2]: La aparición de Nobunaga Oda suele ser normalmente como antagonista, y en Onimusha esta faceta está elevada a la máxima potencia, considerándolo literamente un demonio. El protagonista, Samanosuke Akechi, es descendiente de Mitsuhide Akechi, que considera a esta figura como un héroe. En el último juego, “Dawn of Dreams“, uno de los personajes controlables es Ohatsu, una de las hijas de Oichi y Nagamasa Azai, y otro es Roberto, un compañero de viaje de Luis Frois, aquí convertido en malvado junto con Hideyoshi Toyotomi.

Saga Warriors Orochi [varias plataformas]: Para variar, Nobunaga no es siempre el malo. Koei reservó el papel de protagonista para la campaña “Sengoku” en el primer Warriors Orochi, siendo además líder de la alianza anti-Orochi, reuniendo incluso a Shingen Takeda y Kenshin Uesugi en tus filas. En el segundo juego consigues que se una a tu ejército en la campaña “Sengoku” casi al final, y en ambos juegos es una auténtica mala bestia.

La semana que viene, el segundo gran unificador: Hideyoshi Toyotomi.

Temas relacionados

  • Los tres unificadores de Japón: Ieyasu TokugawaLos tres unificadores de Japón: Ieyasu Tokugawa Ieyasu Tokugawa es, sin duda, la figura más conocida de la historia japonesa y el último de los hombres que consiguió unificar Japón. Su aportación fue imprescindible para construir el Japón qu...
  • “Hello Kitty” es la nueva embajadora del turismo de Japón“Hello Kitty” es la nueva embajadora del turismo de Japón Uno de los iconos más famosos de la cultura pop, Hello Kitty, fue nombrada este Lunes por el gobierno nipón embajadora de buena voluntad ante China con el fin de aprovechar sus encantos felinos p...
  • Los tres unificadores de Japón: Hideyoshi ToyotomiLos tres unificadores de Japón: Hideyoshi Toyotomi El segundo capítulo de la serie "Los tres unificadores de Japón" nos trae a Hideyoshi Toyotomi, figura imprescindible en el proceso de unificación del país. De hecho, sin las bases que dejó ase...
  • Mitología japonesa I: diosesMitología japonesa I: dioses La religión mayoritaria de Japón es el Sintoismo. A pesar de los numerosos esfuerzos de los misioneros cristianos venidos de paises europeos como Portugal, España u Holanda, las prácticas pagan...
  • Negociar con japonesesNegociar con japoneses Los japoneses son muy singuralares, eso lo hablamos en el anterior artículo. Su historia ha ido en algunos sentidos paralela a la nuestra, pero completamente distinta en las escalas de valores ...
votar

5 Comentarios en “Los tres unificadores de Japón: Nobunaga Oda”

  1. EmuAGR Dice:
    enero 10th, 2010 a las 16:55 |

    Con relación a Oda Nobunaga, ahora mismo estoy juganod a un eroge llamado Sengoku Rance que acaban de traducir al inglés hace pocos meses.

    Digamos que el verdadero protagonista es Rance, un extranjero que está deseando controlar todo Japón por las mujeres. Y Oda Nobunaga lo nombra gobernante secreto de los sitios que controla.

    Muy entretenido el juego, es un RPG estratégico bastante simple, pero con una historia y jugabilidad interesante.

    Saludos.

  2. Los tres unificadores de Japón: Hideyoshi Toyotomi Dice:
    enero 22nd, 2010 a las 03:04 |

    [...] Tokugawa lo habría tenido muy difícil para consolidar el shogunato. En la entrega anterior, Nobunaga Oda había conquistado gran parte del territorio japonés, pero murió en el incidente de Honnôji a [...]

  3. Los tres unificadores de Japón: Ieyasu Tokugawa Dice:
    enero 29th, 2010 a las 03:41 |

    [...] finalmente, volvió a los Imagawa a cambio de que Sessai Imagawa, tío de Yoshimoto, devolviera a Nobunaga Oda el castillo de Okazaki y a su dueño, Nobuhiro Oda. Creció en Sunpu mientras el resto del clan [...]

  4. El Bushido II Dice:
    febrero 19th, 2010 a las 02:12 |

    [...] A la vista de todo lo que os hemos contado hasta ahora podemos fabricarnos un perfil de samurai: un hombre creyente en el ser humano y en la protección de sus antepasados, extremadamente leal a quien consideraba su señor, capaz de eliminar cualquier miedo de su espíritu en el momento de entrar en la batalla, y, sobre todo, especialmente preocupados en su honor. El honor, igual que las tierras, eran heredadas de padres a hijos, por lo que un acto considerado “deshonroso” puede dejar a toda la descendencia marcada, por lo que restablecerlo era primordial. Lo que tardas años en ganar puedes perderlo en cuestión de segundos: robos, abusos de poder, promiscuidad… los actos que hoy consideramos como “malos” o incluso delictivos allí podían arruinar tu fama, pero había otra forma que podía ocurrir más fácilmente: la derrota en batalla. Para reparar tu honor, debías cometer “seppuku“, “suicidio ritual” o “destripamiento” y a veces mal llamado “hara-kiri“: consistía en, literamente, sacarse las tripas cortando tu vientre con una katana y, a continuación, que alguien cortase la cabeza del desdichado. ¿Cruel?. A nuestros ojos sí, pero la historia nos enseña que nada en este mundo es inmutable. Por cierto, el seppuku también era utilizado por algunos vasallos para llamar la atención a su señor sobre algún tema “a la desesperada“, como hizo Kiyohide Hirate para centrar la cabeza de su señor, Nobunaga Oda. [...]

  5. Samurai Warriors 3 Dice:
    agosto 12th, 2010 a las 17:31 |

    [...] uno de los 35 personajes que podremos manejar (hay que decir que 5 de ellos no tienen historia) es Nobunaga Oda; si leeis el artículo que os ofrecimos en su momento y vais comparando con los sucesos de la [...]

Comentarios